• (+34) 91 159 33 30
  • contacto@peritosweb.com
  • 1066
  • 0

El sistema de visión por infrarrojos aplicado al Vehículo

Dentro de los sistemas de seguridad de los que dispone el vehículo, los sistemas que facilitan la visibilidad en la conducción cobran especial relevancia. Dentro de estos sistemas aparece como novedad el sistema de visión por infrarrojos, también conocido como sistema de visión nocturna.

Este sistema, denominado en inglés Night Vision, tuvo su origen en el ámbito de la seguridad y de la defensa, y tiene como función principal el permitir al conductor ver la situación de la carretera de una forma más clara durante la conducción nocturna, valiéndose para ello de una pantalla situada en el tablero de instrumentos o de una proyección que emite una imagen de la carretera en el parabrisas. Mediante esta cámara o proyección, el conductor podrá ver con nitidez la carretera, así como los posibles peatones que circulen por ella, en tanto que este sistema también puede incorporar un sensor que avisa específicamente al conductor de la presencia de personas.

Este sistema, como es lógico, alcanza su máxima utilidad en condiciones de baja luminosidad, como puede ser la noche, y la esencia de su funcionamiento es la utilización de la luz infrarroja, que es invisible para el ojo humano, de forma que el sistema de visión nocturna aprovecha este tipo de luz para recoger las imágenes que el ojo humano no percibe con la luz visible de los faros.

Existen dos tecnologías aplicadas a este elemento y basadas en la luz infrarroja: el sistema denominado FIR (Far InfraRed), también denominado sistema pasivo o térmico, y el sistema NIR (Near InfraRed) también conocido como sistema activo. Según sea aplicado un sistema u otro, los elementos de este elemento variarán.

Así, en el sistema de visión nocturno basado en la tecnología FIR, existirá una cámara de infrarrojo lejano situada en el frontal del vehículo y una pantalla. Esta cámara detecta las emisiones de calor (radiaciones térmicas infrarrojas) y proyecta las mismas en la pantalla. En el caso de aparecer un objeto que emita calor (por ejemplo, un deportista con chándal oscuro que de otra manera no habríamos visto), en la pantalla aparecerá una imagen en un color llamativo.

Por su parte, si el sistema está basado en la tecnología NIR, se precisará de emisores de luz infrarroja, cámara sensible a la luz infrarroja y una pantalla para demostrar toda su potencialidad. El funcionamiento de este sistema se basa en la emisión de luz infrarroja por los emisores, que están situados en los faros, y la captación de esa luz por una cámara inteligente y con  sensibilidad a la luz infrarroja, la cual suele situarse cerca del espejo retrovisor; el resultado de esta “captación” de luz se traduce en una pantalla, dando una imagen de lo que sucede en la calzada. Tal y como ya se ha apuntado esta luz infrarroja emitida no es visible al ojo humano, por lo que no cabe deslumbrar al conductor del vehículo que venga de frente a nosotros.

Existen discrepancias en cuanto a cuál de estas dos tecnologías es más efectiva, pues los defensores del sistema NIR alegan que este último sistema, además de ser más económico, tiene como ventajas el detectar elementos que el sistema FIR no vería por ser objetos fríos, como por ejemplo, una gran roca en mitad de la carretera, así como permite ver lo que se presenta frente a nosotros de una forma más precisa.

Por su parte, los defensores del sistema FIR alegan su mayor eficacia, ya que el sistema NIR se ve afectado, por ejemplo, por las condiciones climáticas en las que se produce la conducción y no discrimina tanto a las personas o los animales de los demás elementos, al no resaltar de una manera especial los objetos calientes.

Estos sistemas facilitan la conducción en gran medida, haciendo más segura la misma durante la noche, donde la oscuridad puede provocar accidentes o atropellamientos por no visionar correctamente lo que ocurre en la carretera, sin embargo, como toda tecnología, tiene inconvenientes que conviene indicar:

  • Pueden ser fuente de distracción para el conductor. Este elemento implica una fuente de información más para el conductor, que debe prestar atención al cuadro de mandos o a la proyección en el parabrisas. Esto puede suponer que el conductor se despiste y a consecuencia de ello se produzca un accidente.
  • Además, hay conductores que pueden conducir atendiendo únicamente a la información que este sistema les proporciona, mirando únicamente la pantalla, cuando lo correcto es mirar a través del parabrisas y servirse de este sistema como elemento auxiliar.

 Elementos como la temperatura, las condiciones climáticas, el movimiento de los objetos, etc., pueden influir en el funcionamiento del sistema, afectado a la imagen proyectada en la pantalla, lo que puede generar confusiones.

Debido a que las ventajas ofrecidas por este tipo de sistemas superan ampliamente los posibles inconvenientes, diversas marcas de vehículos se han animado ya a implementar este mecanismo de seguridad, siendo Mercedes Benz, BMW y Toyota alguna de las marcas incorporan este nuevo sistema a sus vehículos.

No obstante, y debido a la potencialidad de este sistema, se estima que en 10 o 15 años,
los vehículos incorporarán este elemento de serie.

 

Peritos WEB © Copyright 2016. Todos los derechos reservados.